Históricamente en estas tierras se ha plantado trigo y avena. En los últimos años se ha dejado de hacer porque se ha transformado en un negocio poco rentable. Tenemos la maquinaria, la experiencia y las tierras para que en el momento que los precios mejoren, intentar nuevamente entrar al negocio.